viernes, 17 de marzo de 2017

Una realización coral

Gente en domingo es una película que se recuerda mucho hoy en día sobre todo por los nombres que estuvieron involucrados en ella: Robert Siodmak junto a su hermano Curt, Edgar G. Ulmer, Fred Zinneman y Billy Wilder. Todos ellos emigrarían a Hollywood huyendo del horror nazi y emprenderían ahí una carrera cinematográfica con más o menos suerte.


Al parecer la idea partió de Curt Siodmak, y Wilder se encargó de guionizarla (escribiendo el guión en servilletas de papel en el Café Romanisches de Berlín), mientras que Robert Siodmak y Edgar Ulmer dirigían, y Schüfftan se ocupaba de la fotografía, asistido por un no acreditado Fred Zinnemann. Según Wilder, todos hacían de todo, con poquísimo dinero y una cámara que tuvieron que pedir prestada, animados por cierto espíritu de amor al arte.

Billy Wilder es quizás uno de los más grandes directores de todos los tiempos, autor entre otras, de Sunset Boulevard, Una Eva y dos Adanes, Piso de soltero, Los caballeros las prefieren rubias y Pacto de sangre. Ganó seis Oscar, además del premio especial en el Festival de Berlín.

Fred Zinnemann dirigió, entre otras, A la hora señalada, De aquí a la eternidad, El hombre de dos reinos y El día del chacal. Obtuvo cuatro Oscar, y premios especiales en Cannes y Berlín.

Robert Siodmak fue uno de los maestros del cine negro norteamericano. Dirigió Los asesinos, La escalera de caracol, Sin ley y sin alma y Las ratas, por la que ganó el Oso de Oro en Berlín, entre otras. Su hermano Curt destacó como guionista de películas de terror y clase B como El hombre lobo, Vuelve el hombre invisible y El gorila.

Edgar G. Ulmer también se dedicó a los films noirs (Detour es su obra cumbre) y películas de clase B como La mujer extraña o El gato negro.

Eugen Schüfftan fue el director de fotografía de El muelle de las brumas (Marcel Carné), Barba Azul y Extraña Ilusión (ambas de Ulmer), Ojos sin rostro (Georges Franju) o El audaz (Robert Rossen), por la que ganó un Oscar.